Dicen que nunca es tarde. No sé si esta afirmación es aplicable siempre pero yo elijo pensar que es así. En este post comparto con ustedes una entrevista muy especial, la cual fue producida el 08 de Junio del 2016. Ese día experimenté un enorme crecimiento interior como producto, por un lado, del amable y generoso intercambio con Jane y Gina durante la entrevista que aquí comparto y, por otro lado, de las palabras sabias y la nueva perspectiva que Jane me brindó sobre una decisión importante en mi desarrollo profesional. Muchas gracias Jane y Gina por su tiempo y su generosidad y, especialmente, muchas gracias Jane por haber apoyado mi crecimiento personal. Claro está que mi corazón estaba listo para escuchar de manera especial, listen softly, como sabiamente describe Jane en su libro “Serenidad”. Abajo pueden encontrar una reseña de esta entrevista. Espero que la disfruten.

Con cariño,

En esta ocasión, tuve la dicha de entrevistar a Jane Nelsen, fundadora de la Disciplina Positiva, y Gina Graham, pionera en desarrollar la Disciplina Positiva en el Perú, para nuestra querida comunidad “Entre Mamás y Papás”. En esta entrevista, Jane y Gina comparten sus conocimientos y experiencias para acercarnos a los principios y herramientas de la Disciplina Positiva que permiten empoderar a niños y adolescentes, desarrollando en ellos habilidades socioemocionales, la capacidad para reconocer lo positivo en los demás y, con ello, crear vínculos más cercanos, así como dialogar con el ánimo de encontrar soluciones creativas a un problema, restaurando la armonía y la paz en una situación. De manera muy importante, Jane nos recuerda que los niños nacen con el deseo de contribuir y la importancia que tiene permitirles contribuir de la manera que les es posible. Jane también nos explica que nuestra capacidad de contribuir con otros es la base de nuestro sentido de competencia personal y cita a Alfred Adler para recordarnos cómo la consciencia social y el sentido de comunidad son centrales en nuestra condición de seres humanos. Jane también nos enseña que detrás del comportamiento existe siempre un deseo de valoración y pertenencia que necesitamos atender y comprender. Gina, por su parte, nos invita a educar a nuestros hijos con amabilidad y firmeza al mismo tiempo, invitándolos a la cooperación. La sugerencia que nos deja Jane es una muy importante: “No esperemos ser perfectos” y cita a Rudolf Dreikurs, quien decía “Ten la valentía para ser imperfecto”, enseñándonos que el aprendizaje toma tiempo y requiere práctica. “Seamos compasivos y amables con nosotros y con nuestros hijos, en la medida que aprendemos”, finaliza Jane. ¡Cuánta sabiduría!